🍉 ¿Los Perros Pueden Comer Sandía?

¿Has notado la gran confianza que te tiene tu perro? podríamos decir que los perros al ser adoptados o cuando tenemos un nuevo can en casa tenemos un nuevo miembro de la familia y ¿Quién no quiere compartir las cosas deliciosas que comemos con ellos?

Es muy difícil no ceder ante la tentación de la mirada de nuestros perros cuando estamos en la mesa, pero con la fruta sucede algo diferente: Nosotros tenemos la concepción que la fruta por ser “natural” es buena para todos, incluyendo nuestros animales, pero la pregunta surge:

¿Pueden comer Sandía los perros? La respuesta es sí, pero en limitadas cantidades. Sigue leyendo, te sorprenderás.

Los Perros podrían fácilmente comer frutas y verduras en exclusiva, pero recuerda que ellos son carnívoros. Fíjate en su dentadura, está diseñada para devorar carne y roer hueso.

Los perros disfrutan un pedazo de fruta o verdura como nosotros, aunque no tienen ese “apetito” por lo dulce como la mayoría de nosotros, tienen la facilidad de asimilar los sabores a partir del olor y la Sandía tiene un olor tan fuerte y agradable que seguramente ellos lo perciben a millas de distancia.

La Sandía es perfecta para cualquier organismo, no sólo por que refresca y tiene una importante cantidad de nutrientes, sino que es fácil de digerir y tiene propiedades anti inflamatorias.

Es una fruta con un altísimo contenido en agua (250 g de sandía equivalen a 220-230 g de agua), lo que la convierte en una fruta ideal para calmar la sed en los meses más cálidos del año.

A los perros les brinda una dosis baja de energía (32 calorías/100 g), por lo que puede utilizarse en dosis generosas en cualquier tipo de dieta hipocalórica, ideal para perritos obesos.

Las ventajas de la sandía para los perros es:

Hidrata

Después de una larga caminata o un ejercicio extenuante para nuestros perros, un trozo de sandía fría podría ayudarle a calmar su sed y re hidratarlo de manera rápida, pero recuerda, no hay mejor hidratante que el agua.

Brinda un soporte inmunológico y antioxidante

Por estar llena en vitaminas esenciales y antioxidantes, a nuestro perro le beneficiaría comer un poco de sandía cada cuanto, recuerda que ellos procesan sus vitaminas de otra forma, así que aunque se crea que tiene altas cantidades de vitamina C, es conveniente cuidar las cantidades.

Mejora la salud de sus huesos

La sandía podría contribuir a prevenir enfermedades óseas por que tiene altas cantidades de licopeno. Esta molécula está presente en algunos alimentos como el tomate, la sandía y este ayuda a bajar el estrés oxidativo que normalmente aminoran la actividad de ostoblastos y osteoclsastos, dos células óseas involucradas en la osteoporosis.

Tiene un beneficio diurético

No es secreto que la sandía ayuda a prevenir y hasta aliviar los problemas de la retención de líquidos por ser uno de los “diuréticos naturales” de predilección en casa.

Pero este beneficio se anula si a nuestro perro no se le provee agua inmediatamente, es necesario que nuestro perrito tenga siempre agua a su alcance, esto para prevenir problemas renales.

Es baja en calorías

Darle unos 100 gramos de sandía a nuestro perro podrían contener únicamente 30 calorías, una cifra muy baja para ser una fruta. Por este motivo, es una fruta ideal para perros con sobrepeso y para canes que están en su peso ideal.

Por tener fructosa, evidentemente debemos cuidar que no se le provea una proteína inmediatamente, más adelante te explico por qué.

De igual manera para los perros con problemas renales, es mejor consultar con tu veterinario de confianza antes de darle Sandía.

Antiinflamatorio y antioxidante

Finalmente nuestro perro se beneficiará de los compuestos antiinflamatorios como los flavonoides, carotenoides y triterpenoides que ayudan a la desinflacmación y neutralización de los radicales libres.

Nuestro medio ambiente está saturado de contaminantes y radicales libres que están poniendo en riesgo nuestra salud y la salud de toda la fauna en la ciudad. Por eso, este tipo de alimentos en medida, ayudan a prevenir el cáncer.

¿Cómo y Cuándo darle sandía a mi perro?

Es importante quitarle las pepitas antes de darle a nuestro perro sandía, la razón radica en lo difícil que le resulta digerir estas y seguramente aparecerán intactas en sus heces, pero sin mayor suerte, podrían ocasionar problemas a mediano plazo en su tracto intestinal.

Recuerda que la “carne” de la sandía es ideal para refrescar a los perros, pero no es recomendable darle esta fruta en altas cantidades por su cantidad de azúcar. De vez en cuando estará bien en pedacitos.

Los cachorros amarán la sandía, pero no es correcto darle más de unos 3 o 4 pedacitos al día.

Darle a un perro un poco de sandía está bien, pero asegúrate de hacerlo a primera hora de la mañana antes de la hora de comer. La razón es que la sandía recorre el tracto gastrointestinal muy rápidamente.

Si ese pasaje se retrasa por cualquier motivo, la sandía podría volverse rancia, es decir se puede descomponer y convertir en alcohol rápidamente dentro de nuestro perro. Si hay otros alimentos mezclados con la sandía, la fruta podría pudrirse.

Precauciones con la sandía para los perros

Si bien las cáscaras y semillas de sandía no son tóxicas … pueden causar molestias gastrointestinales e incluso bloqueos.

Un bloqueo ocurre cuando las semillas o la cáscara se atascan en el tracto digestivo. Pueden causar bloqueos parciales o completos y detener los fluidos y sólidos que viajan.

En algunos casos, el objeto puede perforar el tracto digestivo, lo que provoca aún más problemas.

Si tu perro come cáscaras o semillas de sandía por accidente, querrás estar atento a los síntomas más comunes de “bloqueo intestinal” como:

  • Pérdida de apetito
  • Vómitos frecuentes con textura liosa
  • Diarrea frecuente
  • Encías pegajosas o deshidratadas
  • El vientre es sensible al tacto.
  • Su vientre se verá inflado
La mayoría de sandías ahora tienen diminutas semillas, ten cuidado al dárselas a tu perro.

Si tu perro muestra alguno de estos síntomas y empeoran progresivamente, comunícate inmediatamente con su veterinario.

De cualquier manera, como siempre decimos, un poquito no hace daño, pero tener un veterinario de cabecera nos ayudará a resolver la gran duda ¿Mi perro puede comer sandía?.

Pero no olvides quitar las semillas y la cáscara. Y no le des demasiado, desgraciadamente la sandía por ser tan acuosa, solemos darle de más a nuestros animales. Pensemos en la sandía como un delicioso “premio” eventual.

De esa manera, tu perro puede cosechar todas las recompensas o premios saludables sin riesgo.

¿Quieres una excelente alternativa a la sandía para tu perro?

Considera entonces la jícama, es excelente para ellos, aquí te decimos por qué.

error: Content is protected !!