¿Pueden Comer huesitos de pollo los Gatos?

Los gatos son carnívoros y descienden de grandes felinos feroces que a todos ponen a temblar con su rugir.

Pero además son tiernas criaturas que parecieran conocer nuestras emociones y nos brindan compañía y cariño cuando más lo necesitamos.

Los grandes felinos depredadores, como leones y leopardos, seguirán siendo juguetones, los vemos muy entretenidos con cosas como cajas y juguetes de la misma manera que lo hace tu gatito.

Puede llegar un momento en el que pienses en alimentar a tu gato con una dieta más cercana a la que comería en la naturaleza, de hecho, a veces quisiéramos saber cómo se comportarían si tuvieran que depender de la caza para comer.

Si los gatos normalmente comerían animales enteros, entre ellos pollos o gallinas, ¿Pueden comer sus huesos?

La respuesta a esto puede no ser tan clara como crees, pero abordemos esta pregunta frecuente que es muy importante responder con firmeza:

¿Puede comer huesos de pollo mi gato?

Sí, los gatos pueden comer hueso de pollo, pero es muy importante recordar que únicamente pueden comer huesos crudos, y solo deben alimentarse con aquellos huesos relativamente pequeños para asegurarte de que no bloquee su sistema digestivo.

Nunca, como regla, debes alimentar a un gato con huesos de pollo cocidos, ya que esto puede causarle la muerte.

Los huesos de pollo se deben administrar como un regalo a tu gato y nunca deben constituir una parte sustancial de su dieta (basada primordialmente en alimentos ricos en proteína) incluso si opta por darle a tu gato una dieta de carne cruda.

Se puede decir que un gato salvaje, si logra capturar una gallina o un pollo, será natural que se devore los huesos, pero bajo tu control y cuidado, tus felinos deben ser alimentados con más cautela.

Como carnívoros obligados, los gatos generalmente obtienen una gran cantidad de nutrientes de esos huesos crudos y de hecho, también pueden ser útiles para su salud dental también.

Beneficios de Comer Huesos de Pollo para Gatos Domesticados

Lo correcto es que los gatos que viven con nosotros se abstengan de riesgos, lo que significa que no necesitan ingerir huesos de la misma manera que los gatos salvajes, que no cuentan con la ventaja de no necesitar cazar para alimentarse.

Veamos entonces cuáles son los beneficios que hemos encontrado en nuestra investigación y para ser justos, enumeremos los riesgos que también comer hueso de pollo conlleva para nuestro gatito en casa.

En teoría, los huesos de pollo crudos pueden ser un regalo nutritivo para tu gato, siempre y cuando permanezcan completamente crudos.

De hecho, podríamos enumerar la gran cantidad de nutrientes que encontrarán, pero nos limitaremos a revelar sus beneficios.

Los huesos de pollo son relativamente pequeños, lo que minimiza el riesgo de que puedan causar una obstrucción en el sistema digestivo de tu mascota, y también son agradables para que tu gato mastique y roa.

Piensa en ello como una limpieza dental totalmente natural.

Los huesos de pollo son una buena fuente de minerales y vitaminas de las que todos los gatos pueden beneficiarse como adición a su comida.

Por supuesto, van a ser una buena fuente de calcio, pero también contienen altas cantidades de magnesio, potasio, fósforo, etc.

El alto contenido de calcio también ayuda al cuerpo de tu gato a absorber otros nutrientes más fácilmente, como el zinc, el cobre y las vitaminas A, D y E. Todos estos son nutrientes importantes para tu gato, por lo que el hueso de pollo crudo ocasional es una delicia fabulosa.

Además de esto, los huesos crudos son duros y buenos para roer.

Si bien los gatos no necesitan masticar constantemente su comida de la misma manera que lo hacen los roedores (que usualmente sus dientes crecen sin límite), masticar huesos de pollo puede mejorar la salud dental de tu gato.

Me gusta pensar que los gatos afilan sus dentaduras estratégicamente y como son tan limpios y se gozan de su instinto elegante, masticar huesos crudos de pollo les permite una mejor dentadura de forma natural.

También se ha demostrado que los huesos de pollo crudos pueden ayudar a fortalecer los dientes y el esmalte de los dientes. La naturaleza les dota de este super poder a los felinos y les permite tener reparaciones naturales.

Esto demuestra que, en las circunstancias adecuadas, los huesos de pollo crudos pueden ser maravillosos para tu gato. Solo tienes que ser consciente de la calidad de hueso crudo que estás alimentando al gato y asegurarte que no haya riesgo de que se coma algo astillado.

Mi gato comió hueso de pollo cocido o asado, ¿Hay algún riesgo?

Primero observa bien a tu gato y evalúa tú mismo si existió algún daño evidente.

El riesgo es grande y debemos evaluar si no hay alguna herida en su boca o incluso considera llevarle a un veterinario como emergencia.

Otra cosa es que este tipo de accidentes es bastante común en casa y no hay por que entrar en pánico, al final, los gatos son animales muy hábiles y por alguna razón se cree que tienen 7 vidas.

Pero las recomendaciones que hacemos aquí son bastante estrictas debido a que hemos pasado por episodios trágicos con nuestras propias mascotas y queremos que las evites tu.

En puedencomer recomendamos que mantengas la fuente de sobras de tu almuerzo lejos de los gatos.

Pero a veces es inevitable que nuestros felinos trepen la mesa en búsqueda de algún tesoro y el pollo o gallina tienen un sabor fantástico para ellos también, no nos extraña que vayan a arrebatar del plato de algún descuidado algo de pollo con un poco de hueso.

El riesgo es inminente, dado que los huesos de pollo (cocinados) son fáciles de astillar y fáciles de convertirse en un arma mortal, pero los gatos tienen un instinto natural que les permite ser precavidos, excepto cuando son gatos muy consentidos y pierden esas memorias colectivas.

Puede ser que pienses que haces bien cocinando los huesos del pollo, o puede ser que desees darle los huesos del pollo a tu gato después de una cena abundante en casa; sin embargo, estas son las peores maneras de dar a tu gato un regalo.

Los huesos de pollo cocidos no solo tienen drásticamente menos nutrientes que las variantes crudas, sino que son mucho más propensos a astillarse y romperse.

Como cualquier persona que ha comido un hueso astillado te dirá, los huesos son afilados y parecen hojas de afeitar o agujas al romperse.

El sistema digestivo de un gato no será capaz de manejar un objeto tan afilado que se mueve a través de él, lo que lleva a posibles cortes, laceraciones y perforaciones en su sistema digestivo, esto también se puede decir de las colas de camarones fritos o cocidos.

Si una parte del hueso se rompe, puede obstruir fácilmente partes del cuerpo de tu gato. Podría causar una obstrucción en el sistema digestivo, que puede requerir cirugía para arreglarlo (que no es barato en lo más mínimo) y también puede causar asfixia.

Si no tienes cuidado, estas situaciones pueden llevar fácilmente a una muerte prematura para tu gato.

Si planeas alimentar los huesos de tu gato, asegúrate de que estén completamente crudos, ya que esta es la forma más segura de ayudar a tu gato a beneficiarse de este tipo de tratamiento.

Bacterias peligrosas en los huesos de pollo

Uno de los riesgos de alimentar a los gatos con huesos de pollo es que pueden contener bacterias peligrosas.

Se pueden encontrar organismos peligrosos para nosotros y nuestros gatos en los alimentos crudos, incluidos los huesos de pollo.

Por lo tanto, si no estás seguro de que le darás huesos de pollo a tu gato de inmediato, déjalos en el congelador unas horas.

Debes sacarlos durante un corto período de tiempo para evitar que crezcan bacterias.

¿Cómo permitir que tu Gato coma huesos de Pollo de forma segura

Si has decidido darle a tu gato huesos de pollo crudos, hay algunas cosas que puedes hacer para asegurarte de que tu mascota puede beneficiarse de esto de la manera más segura posible.

Primero querrás asegurarte de que tu veterinario es consciente y está de acuerdo con el hecho de que tu le estas dando a tu gato huesos.

Tu veterinario conoce mejor la salud de tu gato y puede darte instrucciones más personalizadas para la alimentación segura.

También tendrás que asegurarte de supervisar a tu gato cuando está comiendo huesos, incluso si ha estado comiendo huesos con regularidad, debido al riesgo de asfixia que todos los huesos plantean.

Al alimentar a tu gato, debes intentar comenzar cuando tu gato es un gatito joven. Esto le dará a su gatito más tiempo para desarrollar técnicas de masticación seguras y aprender lo que funciona mejor para sí mismo y lo que es más cómodo.

Solo debes alimentar a tu gato con huesos de aves, ya que son del tamaño apropiado. El ave más grande de la que deberían provenir los huesos es un pavo.

También debe optar por desechar los huesos más minúsculos del ave para minimizar aún más las posibilidades de daño y obstrucción.

Estos incluyen las costillas, el cuello y las alas del ave.

¿Los Gatos Pueden Comer Caldo De Huesos?

Si quieres que tu gato obtenga estos beneficios de los huesos, pero estás comprensiblemente preocupado por el riesgo que representan los huesos, opta por caldo de huesos casero hecho en casa.

Ten en cuenta que el caldo no contenga cebollas, ajo o mucha sal, ya que son dañinos para los gatos.

También considera tener listo un poco de caldo de hueso de res, esto es ideal si se mantiene congelado y podemos dárselo a nuestros gatos como un regalo ocasional.

Debe ser solo los huesos para asegurarte de que es puramente saludable para tu gato, si tienes caldito con especies, resérvalo para consumo humano.

Existen gran cantidad de juguetes masticables en el mercado para tu gatito.

Esta es una forma completamente segura para que tu gato obtenga los nutrientes de los huesos de pollo sin el riesgo de asfixia y obstrucciones, y si tu gato está realmente desesperado por masticar algo, hay muchos masticables dentales con sabor hechos para gatos en el mercado.

¿Está bien que los gatos coman pollo cocido?

La respuesta corta es: únicamente la carne y cuando es dada de forma donde nos aseguremos que no haya hueso de pollo cocido.

Como ya lo mencionamos, estos son quebradizos y peligrosos y pueden desmoronarse en trozos afilados más pequeños que pueden lastimar a tu gato o provocar que se ahogue.

Estas características significan que estos huesos representan un peligro para su salud, por lo que debe mantenerse alejado de ellos.

La carne de pollo cocida en pequeñas cantidades es perfectamente segura para tu gatito.

Los gatos salvajes se alimentan de aves como parte de su dieta normal, y el pollo generalmente se considera una carne saludable debido a su bajo contenido de grasa.

Estas vitaminas y minerales se encuentran en varios tipos de carne de res, cerdo, pavo o pollo.

El pollo en particular puede ser bueno para los gatos, ya que ayuda a los gatos con sobrepeso o que sufren algunas enfermedades como enfermedad renal o diabetes.

Saber cocinar pollo para gatos correctamente significa saber incorporarlo a una dieta saludable.

La regla para que coman carne cocida es: no cebolla, no ajo, no especies y no sal.

¿Qué sucede si un gato se come una pata de pollo?

En el caso de bloqueo intestinal o sangrado interno, generalmente se requiere cirugía de emergencia.

Tu gato puede recuperarse, pero es mejor no dejarlo al azar.

Conclusiones

¿Los gatos pueden comer huesos de pollo o son peligrosos? Esta pregunta nos ayudó a desplegar los pros y contras en este artículo, pero por favor, nosotros solo recomendamos, la palabra final la tiene TU VETERINARIO.

En resumen, los huesos de pollo crudos frescos son seguros para los gatos y pueden ser una parte saludable de su dieta equilibrada.

Son los huesos fritos, asados o cocidos que evitaremos a toda costa.

Incluso los huesos crudos en exceso pueden causar problemas dentales y, debido al alto contenido de médula, aumento de peso y riesgo de intoxicación por bacterias, pero eso, considera darle únicamente huesos de pollo crudos como un regalo ocasional.

La conclusión: no juegues con huesos cocidos. Si ha disfrutado de una pierna de pavo o unas alitas de pollo para su propia cena, asegúratede desechar los huesos adecuadamente.

error: Contenido Protegido contra la piratería.