¿Pueden Comer Ciruelas los Perros?

La mayoría de los perros se comerían cualquier comida humana que tengan enfrente, y muchos disfrutan comiendo un poco de fruta.

Es bastante común que los perros se les comparta un poco de la comida que hay en casa, incluyendo algunas que podrían ser dañinas y sin querer, podemos hacerle daño a nuestros amados perros.

Esto es cada vez más común y por eso hicimos este blog.

¿Pero qué pasa con las ciruelas? Son seguras para nuestros compañeros caninos? En este artículo cubriremos todas tus dudas.


Las ciruelas son bien conocidas por sus propiedades antioxidantes y digestivas. ¿Pero son seguras para tus cachorros? Echemos un vistazo más de cerca a los pros y los contras de ofrecer a tu mascota favorita un poco de esta fruta deliciosa.

¿Pueden los perros comer ciruela?

La respuesta corta es sí, pero no toda las partes de la ciruela. Veamos más a detalle:

A diferencia de muchas frutas, que son completamente seguras o totalmente tóxicas para los perros, las ciruelas son un poco más complejas.

Técnicamente, la carne de las ciruelas es segura para tu perro y puede proporcionarle algunas vitaminas saludables.

Sin embargo, el resto de la ciruela, incluyendo el hueso o semilla, el tallo y las hojas, contienen compuestos vegetales que son altamente tóxicos para los perros.

Por lo tanto, si bien tu perro puede comer fruta de ciruela de forma segura, siempre debe cortarla para reducir el riesgo de envenenamiento o asfixia por ciruela.

Como lo hemos visto en otros artículos, los perros son omnívoros (pueden comer alimento vegetal y proteína animal) y la fruta puede ser un gran complemento para la dieta de tu perro.

Algunas frutas son seguras y saludables para los perros, como los plátanos, la jícama, los mangos, los melocotones, la sandía, la piña y las peras, mientras que otras, como las uvas y las pasas o las cerezas, pueden ser tóxicas.

Beneficios de las Ciruelas para los Perros

Las ciruelas no son tan ricas en nutrientes como muchas otras frutas, especialmente cuando se trata de las necesidades precisas y únicas de los perros.

Dicho esto, las ciruelas son ricas en vitaminas A y C, así como en fibra.

Los perros no suelen necesitar suplementos de estas vitaminas, pero disfrutarlos ocasionalmente no hará daño, de hecho son relativamente beneficiosas para sus funciones autoinmunes.

La vitamina A ayuda a mantener la salud de los ojos y la piel, mientras que la vitamina C es importante para la regulación del sistema inmunitario.

La fibra no solo ayuda con la digestión y la regulación de los movimientos intestinales, sino que también desempeña un papel vital en el mantenimiento de los niveles de azúcar en la sangre.

Si tu perro sufre de estreñimiento ocasional, la rebanada ocasional de ciruela como regalo puede ayudar.

Pelígros de la Ciruela para los Perros

La principal preocupación de las ciruelas para perros es lo que podría suceder si se tragan la pepita. Los huesos de ciruela, el follaje y los tallos contienen un compuesto llamado amigdalina. Cuando el cuerpo procesa este compuesto, lo convierte en cianuro de hidrógeno, un veneno mortal.

El consumo de amigdalina en cantidades relativas a su peso (por eso los chihuahuas y otras razas pequeñas son propensas a accidentes), puede causar envenenamiento por cianuro en perros, a veces conocido como envenenamiento por ciruela.

Sí, existe ese término y lo hemos visto en consulta.

¿Por Qué Los Perros No Deberían Comer Ciruelas? opinión de expertos:

El problema principal con los perros y las ciruelas gira principalmente en torno a la ingestión de la pepita. «Las pepitas o huesos pueden ser astilladas o afiladas, lo que significa que podrían dañar el esófago, el estómago o los intestinos», dice el veterinario Dr. Pablo Casar.

También existe un posible riesgo de que la pepita obstruya el tracto intestinal de tu perro.

Si bien es más probable que esto ocurra en un perro más pequeño, también podría suceder si un perro grande consume varios hoyos de ciruela.

«Además, si la pepita o hueso se tritura, puede liberar cianuro, que es tóxico para los perros», dice Dr. Casar.

La carne de la ciruela en sí no es generalmente dañina. «A menos que esté demasiado madura, fermentada o mohosa, una pequeña cantidad de carne de ciruela sin ingerir el hueso probablemente esté bien», explica.

«No recomiendo permitir que tu perro coma una gran cantidad de carne de ciruela o de la variedad enlatada, teniendo en cuenta el alto contenido de azúcar de las ciruelas.”

¿Las Ciruelas son tan Peligrosas para los Perros como las Uvas y Las Pasas?

Si bien los huesos de ciruela pueden ser tóxicos para los perros y la carne con alto contenido de azúcar no se recomienda, los efectos negativos de una ciruela en los perros difieren de los de las uvas y las pasas.

«La ingestión de uva y pasas provoca trastornos gastrointestinales seguidos de [posible] toxicidad renal aguda (insuficiencia renal), incluso en pequeñas cantidades», dice Dr. Pablo Casar. El consumo de ciruelas no conduce a insuficiencia renal en perros.

Afortunadamente, hay una manera de dejar que su cachorro disfrute del sabor a ciruela sin el riesgo.

Los signos de envenenamiento por ciruela en perros incluyen:

Por increíble que se escuche, sí, existe este padecimiento y se presenta muchas veces como:

  • Enrojecimiento en la boca, especialmente en las encías y la lengua
  • Dificultad para respirar
  • Jadeo excesivo
  • Pupilas dilatadas
  • Temblores
  • Convulsiones
  • Confusión o angustia
  • Pérdida de equilibrio
  • Espuma en la boca
  • Pérdida del conocimiento
  • Insuficiencia respiratoria
  • Muerte

Estos síntomas pueden aparecer muy rápidamente, incluso una hora después de la intoxicación. Si sabe o sospecha que tu perro ha comido una ciruela y nota estos síntomas, comuníquese con su veterinario de inmediato.

Existen más riegos como:

Obstrucción Gástrica

El hueso de una ciruela puede causar muchos problemas si se ingiere. No solo son un peligro de asfixia, sino que también pueden quedar alojados en el tracto digestivo, causando una obstrucción. Si no se trata, esto puede ser fatal, por lo que es importante hablar con su veterinario si cree que tu perro puede haber comido una ciruela.

Los síntomas de obstrucción a los que hay que prestar atención son vómitos, diarrea, dolor de estómago (aullidos o gruñidos al tocarlos, o sentarse en una «posición de oración»), estreñimiento, letargo, pérdida de apetito y debilidad.

Si su cachorro puede haber comido una ciruela y tiene alguno de estos síntomas, póngase en contacto con su veterinario.

Otros riesgos menores de los cálculos de ciruela para perros son daños en el esófago, el estómago o los intestinos, ya que los bordes pueden ser muy afilados. Además, masticar piedras de ciruela podría dañar sus dientes, ya que son muy duros.

¿Pueden comer ciruelas pasas los perros?

La respuesta corta es no. ¿La razón? Demasiada azúcar concentrada.

Las frutas generalmente contienen mucha azúcar, lo que también se aplica a las ciruelas.

A pesar de que estos son azúcares naturales, todavía son dañinos para los perros en cualquier cantidad.

Demasiadas de estas pasas, puede contribuir al aumento de peso, la obesidad y los problemas de salud relacionados, como la diabetes.

Nunca le des ciruela pasa a tus perros.

La ciruela pasa tiene el mayor contenido de azúcar, totalmente dañino para nuestros amigos caninos.

Las ciruelas enlatadas o en mermelada o conserva, así como las ciruelas pasas, no son adecuadas para perros.

Las ciruelas pasas o las conservadas en latas contienen azúcar agregada, lo que podría causar malestar estomacal y contribuir al aumento de peso y la obesidad.

¿Cuánta Ciruela puedo darle a mi perro?

Las ciruelas, como todos los alimentos dulces, deben disfrutarse con moderación y reservarse como un regalo ocasional para su mascota. Un par de rodajas de ciruela fresca, un par de veces a la semana, es suficiente.

Los perros con diabetes son particularmente sensibles a los alimentos con alto contenido de azúcar, así que tenga cuidado y hable con su veterinario primero antes de ofrecerle a tu perro diabético bocadillos dulces.

Si bien este es el problema de salud más obvio y grave de las ciruelas para perros, no es el único.

Los huesos de ciruela son un peligro de asfixia, especialmente para perros pequeños, y pueden quedar alojados en los intestinos, lo que provoca una obstrucción.

Asegúrate de quitar siempre el hueso y cortar la fruta en rodajas pequeñas antes de dársela a tus perros.

Otra preocupación alrededor de las ciruelas es que son altas en azúcar. Por esta razón, no son una buena opción para perros con sobrepeso o diabéticos.

Asegúrate de no darle ciruelas a tu perro, excepto como un regalo ocasional para evitar los niveles de azúcar en sangre no regulados y el aumento de peso no saludable.

Cómo Hacer Que Tu Perro Coma Ciruelas

Si tu perro no parece interesado en comer ciruelas, no hay razón para obligarles, igual hay miles de mejores opciones como por ejemplo: su alimento concentrado para perro.

Hay otras frutas que proporcionan mejores nutrientes con niveles más bajos de azúcar y sin efectos negativos. Los perros pueden comer con seguridad (¡y amar! manzanas, sandías, arándanos, plátanos y muchas otras frutas.

Sin embargo, si desea darle a tu perro la fibra extra de las ciruelas, intenta incorporarlas en golosinas o dejar caer pequeños trozos en su croqueta.

No les des ciruelas pasas, ya que las frutas deshidratadas tienen concentraciones de azúcar aún más altas que las frutas frescas.

Lo mismo ocurre con el jugo de ciruela o ciruela pasa, que tiene un alto contenido de azúcar sin el beneficio de una fibra saludable.

Ideas de snacks hechos con la carne de ciruela para tu perro

Si quieres incorporar ciruelas a la dieta de tu perro, prueba una golosina para perros de ciruela. Puedes encontrar golosinas para perros que contengan cantidades seguras de fruta de ciruela vendidas comercialmente, o puedes probar a hacer una receta casera, como esta receta para golosinas para perros de ciruela y canela.

Recuerda que, como con cualquier golosina, las ciruelas y otras frutas no deben constituir más del 10 por ciento de la dieta de tu perro.

para realizarla puede licuar la carne de la ciruela y colocarle un poco de agua para luego congelarlas y tenerlas listas en tu refrigerador en un día de calor. Esto sin ningún aditivo y únicamente la carne.


¿Qué debo hacer si mi Perro se traga una pepita de ciruela?

Si tu perro se ha tragado una ciruela, llame a su veterinario de inmediato. La buena noticia es que una sola pepita o hueso no es suficiente para causar envenenamiento.

Tu amigo canino necesitaría comer varios para llegar a ese punto. Sin embargo, mucho más grave es la posibilidad de que la pepita o hueso cause un bloqueo intestinal o incluso una lesión interna, ya que los huesos tienen un borde afilado.

Es probable que su veterinario le diga que esté atento a los signos de intoxicación, obstrucción intestinal u otro tipo de malestar, y que haga una cita para que vean a su mascota lo antes posible.

¿Debo inducir el vómito si mi Perro se come una Ciruela?

Dado que la fruta de ciruela en sí es segura para los perros, no hay necesidad de inducir el vómito.

Si tu perro ha comido una ciruela entera, incluida la pepita, es poco probable que haya consumido cantidades lo suficientemente altas de cianuro como para causar un problema.

Sin embargo, puede experimentar malestar estomacal.

Asegúrate de darle a tu cachorro mucha agua si se ha comido una ciruela con el hoyo.

Vigílalos en busca de signos de intoxicación por ciruelas y llama al veterinario de inmediato si parecen presentar síntomas.

¿Los Perros Pueden Tomar Jugo De Ciruela?

En general, no es una buena idea darle jugo de ciruela o ciruela a tu perro. Estos jugos son extremadamente altos en azúcar y carecen del contenido de fibra necesario para proporcionar un beneficio real.

Si tu perro está estreñido, hable con su veterinario sobre otras formas más saludables de mejorar y regular su digestión.

Lee también ¿Puede mi perro comer cacahuate o maní?

Conclusiones Finales

Sí, las ciruelas pueden ser disfrutadas con seguridad por los perros cuando se lavan, cortan en rodajas y se deshuesan.

Recuerda que los huesos de ciruela contienen amigdalina, que se descompone en cianuro cuando se ingiere. Comer lo suficiente podría ser extremadamente dañino para tu mascota y enfermarla mucho.

Las pepitas también pueden causar obstrucciones gástricas peligrosas, así como daños en los dientes.

Pero, cuando se preparan de manera adecuada y segura y se dan con moderación, las ciruelas son un regalo súper dulce, nutritivo y sabroso para su mascota.

error: Contenido Protegido contra la piratería.